viernes, 11 de diciembre de 2015

Matrix

Allá por el año 1999 los hermanos Wachowski revolucionaron el cine de acción con una película que cautivó a la audiencia.
Aquella película que salío a la luz tenía por título Matrix, si la vemos hoy en día y no nos fijamos en el trasfondo de la película probablemente que le llame la atención a poca gente, hay que saber sacarle el jugo a los detalles, que hay muchos.
Dejando de lado carreras, saltos y patadas, lo que realmente me gustó de mátrix son los pequeños detalles. Sobre todo cuando aparecen en escena las dos pastillas de las cuales una debe ser la elegida.
Hay que elegir una opción, como la vida, siempre hay que seguir algún sendero.
La cuestión es cuál de las dos pastillas tomar ¿Pastilla roja o pastilla azul?
Las pastillas no son más que una metáfora para darnos a entender que escojamos la opción que escojamos ninguna opción va a ser todo bueno y beneficiosa.
La pastilla roja significa reconocer la realidad, aunque la realidad sea dolorosa y la pastilla azul significa vivir en una autentica mentira pero ser feliz, mas o menos como el marido que es engañado, se supone que puede ser feliz hasta que se entera de la noticia.
Esta película en cierto modo parece una alegoría de la vida en si misma, como cuando los políticos dicen que todo va bien hasta que tenemos que ser rescatados, mientras no sabemos que va mal, no estamos angustiados. Al saberlo podemos protegernos... pero son tantos los males, que ¿quien lucha contra todas las guerras, hambrunas en Africa etc? :/. Muchos aun sin saberlo, nos tapamos los ojos y optamos por la pastilla azul

Esta es tu última oportunidad. Después de esto, no hay vuelta atrás. Toma la píldora azul: el cuento termina, despiertas en tu cama y creerás lo que quieras creer. Toma la píldora roja: permaneces en el país de las maravillas y te mostraré qué tan profundo llega el agujero del conejo. Recuerda, todo lo que estoy ofreciendo es la verdad, nada más.